Fármacos y alzhéimer: AGB101, un antiepiléptico para disminuir la hiperactividad cerebral.

La startup Agenebio va a comenzar los ensayos clínicos de fase III del fármaco AGB101, una dosis menor del antiepiléptico  levetiracetam, que ha demostrado resultados positivos retrasando el inicio de la demencia por enfermedad de Alzheimer en personas con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico.

AGB101

Crédito de imagen: sitio web oficial de AGENEBIO

La búsqueda de fármacos para tratar el alzhéimer ha pasado de ser misión solo de grandes compañías farmacéuticas empeñadas en encontrar un fármaco antiamiloideo efectivo, es decir, un medicamento que frenase y revirtiese la formación de placas amiloides (conocidas como placas seniles) a contar entre los aspirantes a dar con la ansiada solución startups con una visión muchas veces transgresora.

En este último grupo ha entrado AgeneBio, una compañía biotecnológica de solo 4 empleados fundada por Michela Gallagher, una profesora de la Universidad Johns Hopkins. La startup ya ha logrado el respaldo del Instituto Nacional del Envejecimiento de EE.UU que aportó una financiación de 7.5 millones de dólares para la realización de los ensayos clínicos de Fase III del fármaco AGB101 que comenzarán a inicios de 2016.

El compuesto AGB101 es una fórmula de dosis  baja de levetiracetam, un fármaco antiepiléptico. Es el primer compuesto orientado a disminuir la hiperactividad del hipocampo, una condición típica de la fase de deterioro cognitivo leve, etapa previa a la demencia por enfermedad de Alzheimer. El fármaco está orientado precisamente a las personas con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico, con afectación fundamental de la memoria, y a retrasar el inicio de la enfermedad de Alzheimer. En palabras del CEO de la compañía , Jerry McLaughlin:

Lo que esto podría significar para miles de pacientes es que ellos nunca cruzarían a la demencia por alzhéimer en toda regla.

El grupo de la Universidad Johns Hopkins liderado por Michela Gallagher, disminuyó la hiperactividad del cerebro en las zonas que primero se ven afectadas por la enfermedad. Esperaban encontrar que al disminuir la hiperactividad la memoria empeorara pero no fue así. Estos resultados marcaron la búsqueda de un fármaco que disminuyera la hiperactividad cerebral y descubrieron que el levetiracetam ofrecía los mejores resultados.

En los ensayos clínicos de fase II los investigadores comprobaron, según declaran en la web de la compañía, que el compuesto AGB101 restauró la función cerebral y la memoria en las personas con deterioro cognitivo leve de forma equivalente a como lo hizo en el modelo animal. Las dosis administradas son mucho más bajas que las que se emplean para tratar la epilepsia, llegando a ser doce veces menor.  Si los ensayos clínicos de fase III transcurren exitosamente los investigadores esperan que el compuesto esté en el mercado para el año 2020. Expectativas que tiene a los miembros de la compañía muy complacidos.

Nos sentimos emocionados por la oportunidad de potencialmente traer esta terapia a los pacientes. Es una verdadera oportunidad para retrasar el inicio de la demencia por alzhéimer.

Búsqueda por etiquetas:, ,

Sin comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar siempre actualizado? Con nuestro único correo semanal así será. Suscríbete.

X