Cáncer y envejecimiento ¿por qué aumenta la probabilidad de tener cáncer a medida que envejecemos?

Varias causas a nivel molecular pueden explicar la relación cáncer y envejecimiento, aunque los desencadenantes van más allá de la biología e incluye factores medioambientales y de estilo de vida.

cáncer y envejecimiento

El envejecimiento está asociado con un número de eventos a nivel molecular, celular y fisiológico que tienen una amplia influencia en la carcinogénesis y en el desarrollo posterior de una enfermedad cancerosa.

Ha sido ampliamente reportado el incremento de la incidencia de cáncer con el aumento de la edad. Esto se ha asociado a diferentes factores no solo ambientales, biológicos o genéticos, sino además a estilos de vida y consumo.

Algunas teorías indican que con la edad simplemente se está más expuesto al proceso de la carcinogénesis, y por tanto, hay más tiempo para que se desarrolle un cáncer. Otras teorías apuntan al hecho de que con la edad aumenta la acumulación de mutaciones, el silenciamiento o el apagamiento de ciertos genes y la disfunción de las telomerasas (encargadas de la reparación celular) lo que favorece la aparición de ciertas neoplasias.

También te puede interesar leer: Esto es lo que le sucede a nuestro cuerpo cuando envejecemos.

Estrés oxidativo en el origen del cáncer.

cáncer y envejecimiento

A nivel molecular se ha descrito como proceso fundamental en la aparición de una enfermedad cancerosa el estrés oxidativo, que no es más que la aparición de ciertas especies reactivas del oxígeno derivadas de reacciones normales que ocurren en el organismo. El estrés oxidativo unido a la disfunción de mecanismos reparadores se convierte en una fuente de daño para el ADN. Este daño al ADN debiera ser reparado por un mecanismo fisiológico normal, no obstante, con la edad se acortan los telómeros, lo que se traduce en la pérdida de su función protectora de la célula.

Adicionalmente, una disminución en las funciones endocrinas e inmune se ha relacionado con el envejecimiento y el cáncer. Se ha confirmado el aumento de marcadores inflamatorios con la edad, mientras que la vigilancia inmunológica —proceso mediante el cual las células neoplásicas son detectadas y destruidas— es poco eficaz.

Por otro lado, cambios en la composición de nuestro organismo han resultado en un aumento de la grasa corporal y altos niveles de obesidad, lo que se ha asociado al cáncer de mama, próstata, intestino, entre otros.

También te puede interesar leer: Zonas azules: lugares donde las personas viven más y mejor ¿Por qué?

Cáncer y envejecimiento: factores ambientales y de estilo de vida juegan un papel fundamental.

cáncer y vejez

A pesar de todas estas observaciones y teorías, la conexión exacta entre cáncer y envejecimiento no ha sido descrita con total certeza aún. Curiosamente los datos reportados indican que, en las personas muy mayores; es decir, centenarias, la aparición de cáncer es muy poco frecuente y, además, de surgir posee características diferentes.

La vida moderna ha conllevado a la aparición de mayores radiaciones ionizantes, al consumo de carnes de animales tratados con hormonas, a la incorporación a la dieta de verduras tratadas con pesticidas, al consumo cada vez más amplio de comida chatarra;  fuente todo esto de químicos que nada tienen que ver con nuestra naturaleza. Si a eso sumamos el estrés, la contaminación ambiental, el sedentarismo y el hábito de fumar, tenemos otras causas que explican por qué la tasa de aparición de mutaciones en nuestro ADN aumente considerablemente. El proceso normal de envejecimiento y la disminución o desaparición de funciones normales en el organismo capaces de reparar esos daños hace que, con el aumento de la edad, aumente también la probabilidad de padecer un cáncer.

Búsqueda por etiquetas:,

Sin comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar siempre actualizado? Con nuestro único correo semanal así será. Suscríbete.

X