Por qué perdemos masa muscular a medida que envejecemos.


La sarcopenia, la pérdida de masa muscular que se produce a medida que envejecemos, tiene una etiología variable. Estilo de vida y genética parecen combinarse para que a la par de canas perdamos masa muscular y ganemos grasa.

sarcopenia

Uno de los posibles cambios asociados al envejecimiento es la pérdida de masa muscular. Esta decrece en cerca de un tercio a partir de los 65 años, a la vez que se incrementa la masa grasa.

Ese proceso ha sido denominado sarcopenia, palabra proveniente de los vocablos griegos sarx (carne) y penia (pérdida). Es un proceso multicausal y que puede acarrear disímiles consecuencias para la salud.

Cotidianamente se ve como un problema asociado a la vejez, cuando en realidad a partir de nuestra tercera década de vida ya empezamos a perder entre 3 y el 8% de masa muscular por década. Después de los 50 años esa pérdida es de 1-2 % anual, de ahí que al llegar a la vejez es cuando más se notan las consecuencias.

¿A qué se debe la sarcopenia?

Los factores que intervienen en el desarrollo de sarcopenia son diversos. No en todas las personas se encuentran presentes los mismos. Por eso es importante tener una idea de en qué consisten la mayoría:

  • Influencia genética.

Al parecer nuestra herencia genética influye de manera decisiva tanto en nuestra masa muscular como en su funcionamiento.  Así que es lógico pensar en que tal vez una de explicación genética (parcial) a la sarcopenia esté en camino. Es algo en que los científicos están trabajando actualmente.

  • Bioquímica, hormonas y estrés oxidativo

En los mayores son comunes enfermedades como el cáncer o la insuficiencia cardiaca, que crean un entorno bioquímico en el organismo favorecedor de la pérdida muscular. Además, al envejecer algunas hormonas de importancia cardinal para el correcto funcionamiento de nuestros músculos ya no se producen en tanta cantidad; algunas de ellas son, por ejemplo, la insulina o el cortisol. Otro aspecto a tener en cuenta es el estrés oxidativo, el cual se incremente cuando envejecemos, y juega un cierto papel en la pérdida de masa muscular.

A los 77 años el Dr. Jeffry S. Life se ha convertido en un ejemplo, casi gurú, de cómo luchar contra la sarcopenia. Eso sí, sus métodos no carecen de polémica.

A los 77 años el Dr. Jeffry S. Life se ha convertido en un ejemplo, casi gurú, de cómo luchar contra la sarcopenia. Eso sí, sus métodos no carecen de polémica.

También te puede interesar leer: Enfermedades crónicas y síndrome de fragilidad.

  • Pobre actividad física y nutrición deficiente.

La actividad física y la nutrición son esenciales para la salud. Influyen de manera decisiva  en multitud de padecimientos. La sarcopenia no es la excepción. Mantenerse físicamente activo ayuda a disminuir la pérdida de masa muscular.

Lamentablemente, a medida que envejecemos pueden ir apareciendo, cada vez con más frecuencia, condiciones que nos limitan la realización de ejercicio (enfermedades osteomusculares, por ejemplo). También sucede que socialmente los mayores no reciben una estimulación positiva para realizar una práctica deportiva continua. Si a esto unimos el hecho de que no se ingiere la cantidad necesaria de proteínas y demás nutrientes necesarios para una buena salud muscular, estamos creando las condiciones para la aparición de sarcopenia.

  • Muchas enfermedades y muchos medicamentos.

Es común que en los adultos mayores coexista la presencia de varias enfermedades a la vez y que ingieran un gran número de medicamentos. Estas dos condiciones conocidas respectivamente como comorbilidad y polifarmacia, están también relacionadas con modificaciones en el organismo que lo hacen vulnerable a la pérdida de masa muscular.

¿Cuáles son las consecuencias para la salud de la sarcopenia?

Algunas de las consecuencias negativas de la sarcopenia incluyen disminución de la capacidad funcional, inmovilidad,  caídas, incremento de la discapacidad. Además se ha descrito que la sarcopenia se asocia a un aumento en el riesgo de presentar ciertas enfermedades crónicas, como son la osteoporosis y la diabetes, infecciones nosocomiales o con la peor recuperación tras una enfermedad aguda.

¿Qué tratamientos son los más usuales?

Salud-vejez

Existe gran diversidad de abordajes terapéuticos, entre ellos se  incluyen medidas farmacológicas, como tratamientos hormonales, bioquímicos  o  biológicos,  y  no  farmacológicas como las  nutricionales  o  de entrenamiento físico. Para descubrir cuál es la mejor alternativa en tu caso o cuáles son las mejores combinaciones, lo más aconsejable es que acudas a un profesional.

También te puede interesar leer: Fragilidad. Qué es y cómo prevenirla.

Referencias bibliográficas

 Masanés, F., Navarro, M., Sacanella, E., & López, A. ( 2010). ¿Qué es la sarcopenia? Semin Fund Esp Reumatol, 11(1), 14–23.

Sarcopenia: Algo más que la disminución de la masa muscular. Disponible en http://g-se.com/es/fisiologia-del-ejercicio/articulos/sarcopenia-algo-mas-que-la-disminucion-de-la-masa-muscular-231

Boletín Semanal
Recibe un correo resumen semanal.

Libre de SPAM. Te respetamos y nos respetamos.

Búsqueda por etiquetas:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar siempre actualizado? Con nuestro único correo semanal así será. Suscríbete.

X