Continúan confirmando que la tasa de demencia está disminuyendo en algunos países.


Décadas de seguimiento a una población de EE.UU apunta a que la incidencia y la tasa de demencia están disminuyendo. Algo semejante se ha encontrado en Europa. El número total de afectados no se espera que disminuya.

por qué es tan difícil encontrar tratamientos efectivos para la demencia

Estudios diferentes, de diferentes partes del mundo, siguen apuntando en una dirección: la prevalencia y la incidencia de demencia están disminuyendo. Y si bien son excelentes noticias, siempre se señala que esto no significa que el número total de afectados vaya a disminuir, todo lo contrario, a medida que siga aumentando la población mayor, el número de personas con demencia también crecerá.

En TiTi os hablamos recientemente de una investigación que constató que en Europa estaba disminuyendo la prevalencia de demencia, especialmente en Inglaterra y España. Una nueva investigación de científicos estadounidenses y franceses apunta a que algo semejante está ocurriendo del otro lado del Atlántico, específicamente en EE.UU.

Los nuevos datos vienen de un excelente proyecto de investigación al cual miles de personas deben agradecer algo aún sin saberlo. Se llama Framingham Heart Study y es un proyecto que involucra a miles de personas del pueblo estadounidense de Framingham, en Massachusetts.

Desde el año 1948 más de cinco mil personas reciben extensas valoraciones de salud cada dos años. Inicialmente el estudio se centró en la salud cardiovascular pero a partir de los años 70 incluyó variables relacionadas con la salud cerebral. Ya son tres las generaciones de este pueblo involucradas en el proyecto que convierte a Framingham en una especie de observatorio de norteamérica.

El último aporte de esta comunidad viene a través de una investigación publicada en la revista New England Journal of Medicine en la que los autores informan de que la incidencia de demencia en esta comunidad —el número de nuevos casos cada año— ha ido disminuyendo aproximadamente 20% cada diez años en los últimos 40 años.

También te puede interesar leer: Lo que dice un neurocientífico que debes hacer para disminuir el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

De 3.6% a 2% en 40 años.

tasa de demencia

Analizando los datos los investigadores encontraron que la tasa de demencia a finales de los setenta y principio de los ochenta era de 3.6 cada 100 personas, esta cifra bajó a 2,8 cada cien personas a finales de los ochenta y principio de los noventa, y a 2,8 cada cien personas a finales de los noventa y principio del dos mil.

Esta disminución, si embargo, solo se dio entre las personas que tenían, como mínimo, educación secundaria. Según Sudha Seshadri, una de las autoras del estudio citada por USA Today:

La educación influye en la salud de una persona de muchas maneras. Las personas que tienen una mejor educación tienen más probabilidades de encontrar buenos empleos con seguro de salud y tienen más posibilidades de aprender sobre las maneras de estar sano, como haciendo deporte o evitando el tabaco. Las personas con mayor nivel educativo pueden permanecer mentalmente más activos en la jubilación.

También te puede interesar leer: Neurorecetas: recetas de cocina para la salud cerebral ¿Funcionan?

Factores de riesgo modificables detrás de este descenso.

Riesgo de alzheimer

Pero no fue este el único dato de interés que arrojó el estudio. Los investigadores identificaron que el tipo de demencia en el que más se había notado esta disminución fue en la demencia vascular, que está causada por daños a los vasos sanguíneos que llevan oxígeno al cerebro.

La demencia vascular comparte factores de riesgo con las enfermedades cardiovasculares, las cuales también disminuyeron en Framingham en las últimas décadas ¿Casualidad? Nadie cree eso, al contrario, se considera que es una de las causas de este descenso en el porcentaje de la población que padece demencia.

Según otra de las firmantes de la publicación, la Dra.Carole Dufouil,citada en un comunicado de prensa del organismo francés Inserm:

Es muy probable que la prevención primaria y secundaria y un mejor manejo de las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares y sus factores de riesgo, podrían ofrecer nuevas oportunidades para frenar el peso que se proyecta actualmente para la demencia en los próximos años.

Pero puntualizan que los logros alcanzados hasta el momento son frágiles, y corren el peligro de perderse ante el aumento de la diabetes y la obesidad. Por otra parte, aunque en el estudio sí se constató la mejora significativa de la salud cardio y cerebrovascular a lo largo de las últimas décadas, los autores no creen que esto sólo pueda explicar el descenso de las cifras de demencia.

Tal vez las otras causas están en variables sobre las que la investigación no profundizó, como la alimentación o la práctica deportiva.

Referencias

Framingham heart study. (2015). Framingham heart study. Recuperado el 11 de febrero de 2016, de https://www.framinghamheartstudy.org

Service Presse de l’INSERM (2002, May). New study reveals incidence of dementia may be declining. INSERM. Disponible en http://presse.inserm.fr/en/new-study-reveals-incidence-of-dementia-may-be-declining/22351/

Szabo, L. (2016, February 11). Study: Dementia rates falling steadily.USA Today. Disponible en http://www.wfaa.com/news/health/study-dementia-rates-falling-steadily/40026741

Nota importanteTiTi es estrictamente un sitio online de noticias e información. No proporciona consejos médicos específicos, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos o la demora en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.
Búsqueda por etiquetas: